Inicio

Gases

El Gas en el Tracto Digestivo

¿Qué causa el gas en el tracto digestivo?
Todo el mundo produce aproximadamente de 1 a 3 litros al día. Este gas proviene de las siguientes dos fuentes:

  • Aerofagia (aire deglutido) - normalmente causado por comer o beber rápidamente, así como mascar chicle, fumar o usar dentaduras postizas flojas.
  • A través de los eructos se expulsa la mayor parte del aire deglutido del estómago. El gas que queda se absorbe parcialmente en el intestino delgado y una cantidad pequeña llega al intestino grueso y se expulsa a través del recto.

Descomposición de ciertas comidas no digeridas por bacterias inofensivas presentes de manera natural en el intestino grueso (colon) Algunos carbohidratos (azúcar, almidones y fibra) no se digieren o no se absorben en el intestino delgado debido a la disminución o a la ausencia de ciertas enzimas. Los alimentos no digeridos o no absorbidos pasan después al intestino grueso, donde las bacterias inofensivas y normales descomponen los alimentos. Este proceso produce hidrógeno, dióxido de carbono y en aproximadamente un tercio de las personas, gas metano ( lo produce el 30% de las personas). Estos gases se expulsan por el recto con una frecuencia normal de 8 a 20 veces al día., el cual se expulsa a través del recto. El mal olor de flatos, se debe a la presencia de ciertos gases que contienen azufre como el sulfuro de hidrógeno, escatoles y metanetiol entre otros.

 

Alimentos que comúnmente causan gas:
Según el Instituto Nacional de la Diabetes y de las Enfermedades Digestivas y del Riñón (National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases, su sigla en inglés es NIDDK), la mayoría de los alimentos que contienen carbohidratos pueden producir gas, las grasas y las proteínas producen poco gas. Los alimentos que producen gas incluyen los siguientes:

  • Rafinosa - un azúcar complejo que se encuentra en los frijoles, el repollo, el brócoli, los espárragos, otros vegetales y en los granos enteros.
  • Lactosa - un azúcar natural que se encuentra en la leche y en los productos lácteos, como el queso, los helados y los alimentos procesados como el pan, el cereal y los aderezos de las ensaladas.
  • Fructosa - un azúcar que se encuentra en las cebollas, las alcachofas, las peras y el trigo, y también se utiliza como dulcificante en algunas bebidas no alcohólicas y de frutas.
  • Sorbitol - un azúcar que se encuentra naturalmente en las frutas, incluyendo las manzanas, las peras, los duraznos y las ciruelas pasas, y que también se utiliza como dulcificante artificial en muchas comidas dietéticas, dulces y gomas de mascar sin azúcar.
  • Almidones - la mayoría de los almidones, incluyendo las papas, el maíz, los fideos y el trigo, producen gas cuando se descomponen en el intestino grueso. (El arroz es el único almidón que no causa gas.)
  • Fibra soluble - fibra que se disuelve fácilmente en agua y adquiere una consistencia blanda y gelatinosa en los intestinos; se encuentra en el salvado de avena, los frijoles y la mayoría de las frutas.
  • Fibra insoluble - fibra como la que se encuentra en el salvado de trigo y en algunos vegetales, los cuales pasan sin cambios esenciales a través de los intestinos y producen poco gas.

¿Cuáles son los síntomas del gas?
Los síntomas crónicos causados por el exceso de gas o por una enfermedad seria son poco frecuentes. A continuación, se enumeran los síntomas más comunes del gas. Sin embargo, cada individuo puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Eructos
    Eructar durante o después de las comidas es un reflejo fisiológico normal y por si mismo no indica una enfermedad. El eructo crónico es casi siempre producido por aerofagia que consiste en la deglución permanente de aire. Prácticamente todo el gas que está en el estómago, proviene de la deglución. Cada vez que un individuo deglute o traga, introduce al estomago 3 a 5 mililitros de aire. Solamente se justifica investigar el eructo crónico  cuando los pacientes tienen otras molestias simultáneamente tales como dificultad para tragar (disfagia), vómito, llenura con la ingestión de poca cantidad de alimentos.

Según el Instituto de la Diabetes y de las Enfermedades Digestivas y del Riñón (National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases), los síndromes crónicos y poco frecuentes por exceso de gas que están asociados con la eructación incluyen los siguientes:

o    Síndrome de Meganblase
El síndrome de Meganblase causa eructación crónica. Se caracteriza por una excesiva ingestión de aire y burbujas agrandadas de gas en el estómago después de las comidas abundantes. La sensación de plenitud y la dificultad para respirar causada por este síndrome puede simular un ataque al corazón.

o    Síndrome de  distensión  por gas
El síndrome de distensión por gas puede producirse después de la cirugía para corregir el reflujo gastroesofágico. La cirugía crea una válvula de un solo sentido entre el esófago y el estómago, que permite la entrada de los alimentos y gas en el estómago.

  • Flatulencia
    Se llama flatulencia al paso de gas a través del con una frecuencia mayor a la normal. El número normal de flatos es de 6 a 20 al día.
  • Pesadez abdominal
    La pesadez normalmente es el resultado de un trastorno del movimiento o peristaltismo intestinal. Los trastornos de la motilidad se caracterizan por movimientos y contracciones anormales de los músculos intestinales. Estos trastornos pueden dar la falsa sensación de distensión o “inflamación de la barriga” “o tener el estómago soplado”.
    • El síndrome de la flexura esplénica es un trastorno crónico que puede ser causado por el gas atrapado en las dobleces (flexuras) del colon.
    • La enfermedad de Crohn, el cáncer de colon o cualquier enfermedad que cause obstrucción intestinal también pueden causar pesadez abdominal.
    • Los alimentos grasos pueden retrasar el vaciamiento del estómago y causar pesadez y malestar, pero no necesariamente demasiado gas.
  • Dolor abdominal y malestar
    El gas en el intestino causa dolor en algunas personas. Cuando se acumula en el lado izquierdo del colon, el dolor puede confundirse con un  problema del corazón. Cuando se acumula en el lado derecho del colon, el dolor puede parecerse al dolor producido por cálculos en la vesícula biliar e incluso con la apendicitis, cuando ese dolor por gases se siente por primera vez. La apendicitis aguda es una enfermedad grave que aparece en horas y no una enfermedad crónica que dura meses o años.

Los síntomas del gas pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos. Siempre consulte a su médico para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica el gas en el tracto digestivo?
Los síntomas del gas pueden ser causados por un trastorno serio, el cual deberá ser determinado. Además de la historia médica y examen físico completos, su médico puede sugerirle las siguientes actividades para ayudarle en el diagnóstico:

  • Mantener un diario de alimentación
    Puede que se le solicite que mantenga un diario de los alimentos y bebidas consumidas en un período de tiempo específico y, o contar el número de veces que pasa gas durante el día.
  • Colonoscopia
    Para las personas mayores de 50 años de edad, y para las que tienen antecedentes familiares, se considera la posibilidad de cáncer colorrectal. La colonoscopia es un procedimiento que le permite al médico ver la longitud completa del intestino grueso y a menudo puede ayudar a identificar crecimientos anormales, tejido inflamado, úlceras y hemorragia. Consiste en la introducción de un colonoscopio, un tubo con luz, largo y flexible, a través del recto hasta el colon. El colonoscopio le permite al médico ver el revestimiento del colon, extirpar tejido para exámenes adicionales y posiblemente tratar algunos problemas que se descubran.
  • Sigmoidoscopia
    La sigmoidoscopia es un procedimiento de diagnóstico que le permite al médico examinar la parte interior de una porción del intestino grueso, y ayuda a identificar las causas de la diarrea, el dolor abdominal, el estreñimiento, los crecimientos anormales y la hemorragia. Un tubo con luz, flexible y corto, llamado sigmoidoscopio, se introduce en el intestino a través del recto. El sigmoidoscopio sopla aire dentro del intestino para inflarlo y hacer más fácil la visión interna.

Prevención del gas en el tubo digestivo:
Las maneras más comunes de disminuir el malestar ocasionado por el gas incluyen las siguientes:

  • Cambios en la dieta. Evitando o disminuyendo el consumo de los alimentos que producen gas.
  • Medicamentos (tienen muy  poca utilidad).
  • Disminuir la cantidad de aire que se deglute.

 

 

Dr. William Otero R. MD. Gastroenterología - Endoscopia digestiva - Enfermedades del hígado.
Clínica Fundadores Cr 36 No. 25c-15 Tels: +(571) 244 44 24 - +(571) 335 09 66 - Centro Médico el Virrey: Cll 91 No. 19C-62 Tels: +(571) 218 43 73 / 78 / 84 / 85
Móvil: +(57) 310 779 98 23
Bogotá - Colombia
Gastroenterología - Endoscopia Digestiva - Enfermedades de Hígado Profesor de Gastroenterología Universidad Nacional de Colombia Expresidente Asociación Colombiana de Gastroenterología Expresidente Asociación Colombiana de Endoscopia Digestiva Fellow American Gastroenterological Association